Altavoces en la oficina: ¿es la música necesaria en la empresa?

Son muchas las horas que el personal de la oficina pasa en este lugar. De hecho, en los últimos tiempos, la crisis ha obligado a muchas organizaciones a reducir presupuestos e incluso se llega a almorzar en estos espacios, acumulando aún más tiempo en ellas.

Es por ello que distintas voces se han alzado a favor de mantener una dinámica organizativa positiva en el interior de la empresa, donde la música desempeña un rol relevante. En este sentido, uno puede preguntarse, ¿es la música un elemento necesario para la empresa? Y en el caso de que así sea, ¿cómo ha de colocarse en una organización? ¿Y cuándo utilizarla?

En primer lugar, según multitud de expertos la música es un buen incentivo para mejorar los resultados de una empresa. Ello responde a sus componentes internos, que potencian la unión de los trabajadores, su concienciación y mejora del trabajo en equipo.

En paralelo, la música también funciona para mejorar la coordinación del trabajo individual además de los niveles de concentración de los miembros de cada organización. Sin embargo, para beneficiarse de este elemento, en la empresa se han de llevar a cabo una serie de especificaciones.

Comenzando por la selección de los equipos reproductores de la melodía. Así, se ha de tener en cuenta si esta se va a desprender de un ordenador o de altavoces individuales. Del mismo modo, esta también puede derivar de un hilo musical que recorra toda la oficina. Una inversión mayor pero que a la larga supondrá mejores resultados para el conjunto de la empresa.

Asimismo, se ha de tener presente cuál es el momento más adecuado para escuchar música en la organización así como el tipo de melodía que se va a desprender de estos aparatos. En el primer caso, la mayoría de los especialistas coinciden en afirmar que los mejores momentos son aquellos de mayor distensión, los cuales coinciden con el final de la jornada laboral o las pausas y descansos.

En lo que respecta al género y tipología de la música a escuchar, esta debe consensuarse entre los miembros de la organización e, incluso, hacer uso de las funciones de la radio e informarse o entretenerse con sus contenidos. De esta forma, todos los miembros de la empresa se beneficiarán de las ventajas que les aporta la música en su ámbito de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.